#somossolidarios. Un encuentro que nos llenó de esperanza

0
1473

Noticias de vida. Las publican nuestras comunidades a través de la Red de Comunicadores. 

En el marco del “Mes de la Solidaridad” y convocados por el grupo de jóvenes de la Parroquia Nuestra Señora de Luján de Colonia Tirolesa, el pasado sábado 27 de agosto vivimos un encuentro sobre las adicciones. Participaron jóvenes de comunidades Villa Retiro, Estación Tirolesa, La Puerta y Colonia Tirolesa. Participaron cerca de 80 personas y la mayoría jóvenes entre 15 y 16 años.

Queremos compartir la alegría que nos dio ver como los jóvenes se comprometieron para organizar, motivar y convocar a este encuentro; y que las distancias no sean una dificultad para encontrarse con un tema sumamente actual como el de las adicciones.

Testimonios
Fueron invitadas cinco personas para contar su experiencia con las adicciones. Dos de ellos eran jóvenes varones de la ciudad de Córdoba que empezaron en la adolescencia, y venían a compartir su testimonio luego de haber pasado por una etapa de recuperación en la Fazenda de la Esperanza.

Otra persona que compartió su testimonio fue una enfermera que trabaja en una institución de recuperación de adictos graves: aquellos donde algún órgano de su cuerpo ya está destruido (ejemplo el hígado). También nos contó el caso de una mujer que soportó y acompañó 20 años al hermano adicto, que no se dejaba ayudar, hasta que decidió ingresar a la Fazenda, y en la actualidad todos pueden vivir de nuevo en la misma casa.

Lo primero es la familia

Y al final habló una madre. Ella abrió su corazón para compartirnos el dolor de tener un hijo adicto en casa. “Cuando reconocemos la adicción no se trata de soportar, ni aguantar, ni de ser fuerte pensando “yo puedo sola/o”. “¡Animarnos a pedir ayuda!”, nos decía la madre de un adicto. Ella primero resistió sola, y luego encontró en la Familia de la Esperanza (la Fazenda) las herramientas para ir un paso adelante de su hijo adicto; a partir de ahí pudo ayudarlo.

El problema es lo que se tapa 

¿Cómo se comienza a ser adicto? Cuando una persona experimenta un dolor que, en algún momento resulta agobiante, entonces “prueba” cualquier cosa que la pueda aliviar. Pero no sana el problema, lo tapa.

“Luego de muchos años de adicción mi familia ya se enteró, un día yo estaba duro como la pared y mi mamá se acercó a me dijo “te quiero”. Yo no dije nada, me fui y seguí consumiendo. Me arrepiento tanto de haberme quedado callado aquel día, porque seguí consumiendo y podría haber muerto de sobredosis, podría haber muerto por una pelea o que se yo, y nunca le había dicho a mi mamá que “yo también la quiero”. De eso me arrepiento. Hoy se lo digo y se lo demuestro con hechos.(Testimonio de un joven recuperado de las adicciones). 

Nuestro llamado con estas líneas es a cuidarnos unos a otros, a estar atentos a los más débiles de nuestra casa, de nuestros grupos y de nuestra sociedad. Puede ocurrir que los adultos estemos más curtidos para soportar un dolor y seguir adelante (por ejemplo por la pérdida de seres queridos), pero no dejemos de dialogar con los más cercanos, acompañemos a los adolescentes y a los más débiles para que ellos también salgan adelante.

La “Familia de la Esperanza” (Fazenda de la Esperanza) tiene sus puertas abiertas a todos!!
IMG-20160905-WA0020

IMG-20160905-WA0019

No hay comentarios

Dejar respuesta