Homilía de Mons. José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, durante la Misa de Celebración del Año de la Vida Consagrada e inicio de la 110° Asamblea Plenaria de la CEA en la Basílica Ntra. Sra. de Luján.

No hay comentarios

Dejar respuesta