El jueves 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, se llevará a cabo a las 7 de la mañana, el solemne traslado de las reliquias de Fray Mamerto Esquiú, desde Córdoba a Catamarca.

El Arzobispo de Córdoba, Monseñor Carlos José Ñáñez, donó a la diócesis de Catamarca una reliquia del Venerable Obispo a pedido del Mons. Luis Urbanc, obispo de Catamarca.

A propósito de este pedido que ha hecho la Iglesia de Catamarca a través de su obispo, Mons. Ñáñez comentó “que era un gesto de comunión por una parte pero también un gesto de gratitud. La Iglesia de Catamarca nos había regalado a este insigne fraile como obispo, y entonces era mas que lógico que la Iglesia que esta en Córdoba compartiera una reliquia de este obispo para su veneración”. 

El Arzobispo cordobés expresó que “lo llena de emoción pensando en alguien que como buen hijo de San Francisco, vivió a fondo el evangelio y alguien que fue un obispo santo en la iglesia que esta en Córdoba. Si bien su episcopado fue relativamente breve, dejó una huella por su deseo de servir generosamente al Señor y porque fue un hombre de una sensillez y humildad como buen hijo de San Francisco”.

Para finalizar, Mons. Ñáñez recordó que “en una conferencia se decía que alguna vez había venido un visitante extranjero a Córdoba y preguntó dónde era la casa del obispo. Y le respondieron, donde usted vea entrar a los pobres, esa es la casa del obispo. Todo un signo, todo un testimonio, de un evangelio vivido sin interpretaciones, sin glosa, como decía San Francisco de Asís”.

La comunidad espera que sea una jornada especial de oración para pedir por la beatificación y canonización del fraile catamarqueño.

No hay comentarios

Dejar respuesta