Foto: La Voz

En el marco del Día de la Independencia de nuestra Patria, el Arzobispo Mons. Carlos José Ñáñez  de Córdoba realizó la bendición inicial al desfile realizado en cercanías del Centro Cívico de nuestra ciudad. Compartimos la invocación realizada a nuestra Madre.

Oración a la Vigen de Luján por la Patria

Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra. Nuestra Señora de Luján, Patrona de nuestra Patria; hoy alzamos nuestros ojos y nuestros brazos hacia ti… Madre de la Esperanza, de los pobres y de los peregrinos, escúchanos…

Hoy te pedimos por Argentina, por nuestro pueblo. Ilumina nuestra patria con el sol de justicia, con la luz de una mañana nueva, que es la luz de Jesús a quien tú trajiste al mundo. Ayúdanos a que se encienda el fuego nuevo del amor entre los hermanos.

Estamos unidos bajo la celeste y blanca de nuestra bandera, y los colores de tu manto, para contarte que: hoy falta el pan material en muchas, muchas casas, pero también falta el pan de la verdad y la justicia en muchas mentes. Falta el pan del amor entre hermanos y falta el pan de Jesús en los corazones.

Te pedimos Madre, que intercedas ante tu Hijo, Señor de la historia, a fin de que Él extinga el odio, ahogue las ambiciones desmedidas, arranque el ansia febril de poder y de sólo los bienes materiales y derrame sobre nuestro suelo la semilla de la humildad, de la comprensión. Que ahogue la mala hierba de la soberbia, y que ningún Caín pueda plantar su tienda sobre nuestro suelo, pero tampoco ningún Abel inocente bañe con su sangre las calles de nuestro suelo patrio. Que toda vida sea cuidada protegida y defendida, porque “Vale toda vida”.

Ayúdanos Madre para que comprendamos que somos hermanos, nacidos bajo un mismo cielo y bajo una misma bandera. Que sufrimos todos juntos las mismas penas y las mismas alegrías. Ilumina nuestra esperanza, alivia nuestra pobreza material y espiritual y que tomados de tu mano digamos más fuerte que nunca: ¡ARGENTINA! ¡ARGENTINA, CANTA Y CAMINA! Que así sea.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta