Nuestro Arzobispo, Mons. Carlos José Ñáñez, presidió la procesión y misa en honor de la Virgen del Rosario, patrona de nuestra arquidiócesis, en la que animó a “llevar a todos la alegre noticia del amor misericordioso de Dios manifestado en Jesús” y pidió la intercesión de la Virgen ante la proximidad de las elecciones y que bendiga con lluvias a esta provincia afectada por los incendios forestales.

La fiesta arquidiocesana a la Virgen del Rosario del Milagro llevó por lema “Con María, animados por el Espíritu Santo, compartamos el amor de Jesús con los hermanos”.

El Obispo encabezó la procesión con la imagen mariana histórica, llegada hace más de 400 años del Perú, desde el atrio de la basílica de Santo Domingo hasta la plaza Vélez Sarsfield, donde presidió la misa concelebrada con los obispos auxiliares, Mons. Pedro Javier Torres y Mons. Ricardo Seirutti; el Obispo Emérito de Villa María, Mons. José Ángel Rovai; Vicarios de nuetra Arquidiócesis y sacerdotes del clero local.

“A nuestra Madre del Cielo le pedimos su especial intercesión en favor de todos nosotros, los ciudadanos de nuestra querida Patria, ante las decisiones que pronto deberemos tomar al elegir las autoridades que regirán la Nación”, dijo nuestro Arzobispo en la homilía.

El prelado afirmó que el XI Sínodo Arquidiocesano planteó la necesidad de “llevar a Jesús a todos” y detalló: “Tomar la iniciativa de salir, de no esperar que las personas vengan a nosotros, sino nosotros ir hacia ellas, procurando llegar especialmente a los más frágiles y necesitados: a los enfermos, a las personas con capacidades diferentes, a los encarcelados, a los que sufren distintos tipos de pobreza”.

“A nadie se le escapa que vivimos momentos difíciles, pero debe animarnos la certeza de que Dios en quien creemos es el Señor de la historia y que nada ni nadie puede arrebatarle nada de su mano. Junto a las pruebas que permite, nos ofrece también la gracia para afrontarlas y superarlas”, sostuvo.

El prelado recordó que la arquidiócesis celebrará el próximo 14 de mayo de 2020, 450 años de existencia, por lo que con esta celebración comenzó el “camino jubilar”.

Finalizando la Eucaristía y en el marco del Mes Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, Monseñor Carlos José Ñáñez bendijo a los jóvenes y realizó el envío Misionero. Luego se hizo una suelta de globos con un Rosario para conmemorar el momento.

Transmisión en vivo https://www.pscp.tv/w/1djxXRDVZgVGZ

Texto completo de la Homilía

Fotografías y videos: Martín Gomez y Martín Linarez

No hay comentarios

Dejar respuesta