Se realizó en la Catedral de Córdoba, la Ordenación Diaconal Permanente de Marcelo Sigifredo Cuello, Nelson Mario Rojas y Juan Carlos Sánchez Rosado. Vivimos este momento como un acontecimiento de gracia y bendición para nuestra Iglesia local.

La Eucaristía fue presidida por Mons. Carlos José Ñáñez, y concelebrada por Vicarios de nuestra Arqidiócesis y sacerdotes de nuestra comunidad.

Sacramento y Ministerio

Los Diáconos Permanentes reciben el Sacramento del Orden Sagrado en su tercer grado: Primero corresponde al episcopado, Segundo al presbiterado y Tercero al diaconado. Participan del Sacramento del Orden Sagrado desde el servicio del ministerio de la Palabra, la Liturgia y la Caridad; por eso se afirma que el diaconado permanente no es una profesión, sino un ministerio, un servicio y una misión propia dentro de la Iglesia. Los diáconos permanentes son figura e imagen de Cristo servidor, son signos visibles de Cristo Servidor, por eso son directos colaboradores del Obispo, como lo son, en este sentido, los sacerdotes. El calificativo de “permanente” describe su condición estable en su ministerio.

Fotografías: Martín Linares

 

 

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta