En el día de ayer, el Padre José Pepe Di Paola realizó una Conferencia en el Auditorio Instituto Católico Superior, en el marco de la problemática de lucha contra las drogas y la recuperación del adicto. El padre “Pepe” estuvo acompañado por el padre Pablo Viola, Asesor de la Pastoral de Adicciones de la Arquidiócesis de Córdoba.

El “cura villero”, como algunos lo llaman, expresó “la lucha contra el narcotráfico, es un tema que le corresponde fundamentalmente al Estado, que tiene sus servicios de inteligencia y su fuerza de seguridad para actuar en consecuencia a una planificación. Mas bien, afirmó el padre Pepe, nuestro foco es el de la prevención y de la recuperación“.

Además, el sacerdote destacó que “en la actualidad, está la ley de salud mental, donde nos ponen solamente a los profesionales de la salud como aquellos únicos que puedan dar respuesta a la problemática del chico que es adicto. Y nos queda afuera lo más importante en ésto que la recuperación del chico dentro de una comunidad. Reducir a especialistas la problemática de las adicciones, es desconocer el problema de fondo. Nosotros pusimos en el centro de la atención y de la recuperación a la comunidad. Pensamos, dijo, que es un caso donde la sociedad entera tiene que hacerse cargo de ésto”.

También recordó que en un documento los curas de las villas -hace varios años- decían que el drama del adicto pasaba en no encontrarle el sentido a la vida. Encontrarle el sentido a la vida, que, más que enseñarlo con palabras, se contagia. Contagiar el sentido de la vida es parte de la comunidad.

El Padre Pepe señaló que “el llamado de la Iglesia en este momento es hacernos cargo de esta realidad, y enfatizó, hagámonos cargo de este mundo, de los chicos adictos que necesitan del mundo joven y del mundo adulto para encausar su vida. No es una tarea de especialistas, porque lo hemos comprobado. Todas las personas pueden dar algo para que ese chico pueda salir de la droga”.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta