Fuente: www.madrecatalinademaria.com 

Hacer de la beatificación una ofrenda de la Iglesia de Córdoba a la Iglesia en Argentina porque Catalina es de todos, así lo dejó expresado el Arzobispo de Córdoba monseñor Carlos Ñáñez en la misa por el día de la vida consagrada.

En el marco de la celebración por el día de la vida Consagrada el pasado viernes 8 de Septiembre, el Arzobispo de Córdoba monseñor Carlos Ñáñez se refirió en su homilía al XIº Sínodo en Córdoba y afirmó que la beatificación de Catalina de María es un regalo para la Iglesia de Córdoba.

Les dijo a las religiosas y religiosos consagrados que el voto de castidad invitaba ante todo “ser todo de Dios”, tener el corazón en sintonía y desde allí darse a los demás, con libertad y hasta con heroísmo.

En la acción de gracias monseñor Ñáñez reconoció el trabajo de las Hermanas Esclavas en preparar la beatificación para que sea una verdadera fiesta evangelizadora. Al mismo tiempo agregó que “Como consagrados de Córdoba debemos sumarnos, ayudar, no vivirla sólo como espectadores, más bien hacer de la beatificación una ofrenda de la Iglesia de Córdoba a la Iglesia Argentina porque Catalina es de todos” dijo monseñor Ñáñez anfitrión de la ceremonia de la beatificación que se realizará el próximo 25 de Noviembre en la ciudad de Córdoba.

La celebración por la Vida Religiosa tuvo lugar en la Iglesia de las Monjas Catalinas, lugar muy querido y frecuentado por Catalina. El 15 de septiembre de 1865 camino a las Catalinas, sintió la inspiración de fundar esta Familia religiosa de las Esclavas, su “Sueño Dorado”; ese día llegó a la adoración y no pudo rezar porque ese pensamiento la envolvió de manera determinante, por eso salió y le contó a su hermana de este sueño, quien la animó.

Con esa confirmación y la escucha del P. David Luque sintió la seguridad de que era voluntad de Dios y le llamó “Sueño Dorado” que luego se transformó en un vuelo sin Fronteras constituyendo una gran Familia que ama y repara.

No hay comentarios

Dejar respuesta