Monseñor Ricardo Seirutti, obispo auxiliar de Córdoba y responsable de la Pastoral de Juventud, en diálogo con Radio María comentó las expectativas de cara al Sínodo de los Obispos, que se celebrará en Roma del 3 al 28 de octubre con el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

En los próximos días, el Papa Francisco recibirá en la Ciudad del Vaticano a los obispos de todo el mundo para celebrar un nuevo Sínodo de Obispos. Este año, el tema que los reúne es “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, entre el 3 y el 28 de octubre.

Monseñor Ricardo Seirutti, obispo auxiliar de Córdoba y responsable de la Pastoral de Juventud, será uno de los obispos delegados de la Argentina, junto con monseñor Carlos José Tissera, obispo de Quilmes, y monseñor Dante Gustavo Braida, obispo auxiliar de Mendoza.

En diálogo con Radio María, el auxiliar de Córdoba comentó que está transitando estos días “con mucha expectativa ser parte de la delegación argentina”. Afirmó que “la fe está en crisis en los jóvenes que tenemos a nuestro alrededor. Y a su vez, los jóvenes que sí tienen fe piden mucho acompañamiento pastoral para poder discernir su vocación”.

“Lo que más piden los jóvenes es tener una Iglesia auténtica y cercana” aseguró. Mencionó que la realidad juvenil que existe a nivel mundial es muy variada. Pero a pesar de esto, los jóvenes coinciden en “no ser juzgados” y “ser acompañados”.

“Estos factores lo vimos también en el Sínodo Arquidiocesano de Córdoba, que tuvo una participación 40% joven”, recordó el obispo auxiliar. Si bien aseguró que “la mirada hay que colocarla hacia adentro de la Iglesia”, refriéndose a sus miembros, resaltó la importancia de “ir a buscar al joven; el encuentro debe darse en los lugares donde están los jóvenes”. “Debemos activar la ‘Iglesia en salida’ que tanto nos habló Francisco”, manifestó.

Monseñor Seirutti hizo un recorrido del camino que transitó el sínodo de los jóvenes desde sus inicios. A partir de una consulta que se lanzó el año pasado a los agentes que trabajan en la pastoral juvenil en todas las diócesis del mundo, se trabajó en un pre-sínodo. El papa Francisco escuchó primero las inquietudes de los jóvenes para elaborar el documento con el que trabajarán los obispos en octubre.

Además, recordó el concepto de la “evangelización de joven a joven”, fundamental desde Juan Pablo II. “Pero los adultos también debemos estar cerca de ellos, y acompañar sus procesos y su caminar en la vida”, reflexionó. “La Iglesia debe ser servidora de los jóvenes”, sostuvo.

La afectividad y sexualidad fue uno de los temas que surgieron en el documento presinodal y monseñor Seirutti destacó: “Los jóvenes piden ser escuchados particularmente en este tema y ellos quieren escuchar a la Iglesia”. Además, el sínodo permitirá enfocar el aspecto vocacional desde otro ámbito: “Muchos jóvenes piden ser acompañados en la vocación del matrimonio, familiar, laical y profesional”, aseveró. “Este tema es más amplio que la vocación sacerdotal, religiosa o consagrada”.

También participarán del sínodo monseñor Eduardo Horacio García, obispo de San Justo, que fue designado por el papa Francisco y como miembro de nominación pontificia; y, en calidad de auditores, Carina Iris Rossa, miembro del consejo de administración de la fundación pontificia Scholas Occurrentes, y Mariano Germán García, en representación de la Pastoral Juventud de la CEA.

Fuente: aica.org

No hay comentarios

Dejar respuesta