El pasado viernes 15, celebramos y dimos Gracias a Dios como comunidad, los 20 años como Arzobispo de Mons. Carlos José Ñáñez. La Santa Misa en Acción de Gracias, se celebró en la Basílica de Santo Domingo de nuestra ciudad de Córdoba.

La Eucaristía fue presidida por el Arzobispo de Córdoba y concelebrada por sus Obispos Auxiliares, Mons. Pedro Javier Torres y Mons. Ricardo Seirutti, el Arzobispo emérito de Mendoza, Mons. José María Arancibia y Mons. José Ángel Rovai, obispo emérito de Villa María.

Además de su familia, Mons. Ñáñez fue acompañado por integrantes del Comipaz (Comité Interreligioso por la Paz), Vicarios de la Arquidiócesis, sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles que quisieron estar presentes en este aniversario.

En su Homilía, el Arzobispo recordó el camino sinodal que estamos transitando y destacó que “es una ocasión providencial para experimentar la alegría de caminar juntos, recibiendo y compartiendo el gozoso anuncio de la salvación que nos mereció Jesús y que quiere regalarnos con abundancia a todos, especialmente a los más frágiles”.

Además señaló que “en esa alegre experiencia está presente al mismo tiempo un gran desafío para nosotros como Iglesia en Córdoba. En efecto, el Señor que nos salva también nos envía: “vayan y hagan que todos sean mis discípulos”. Le pedimos a María Santísima que interceda para obtenernos la gracia de una salida misionera convencida, alegre y verdaderamente fecunda”, expresó el Obispo.

Antes de finalizar la Eucaristía, Mons. Ñáñez entregó ofrendas florales a la imagen del santo cordobés, San José Gabriel Brochero y a la Virgen del Rosario, Patrona de Córdoba. Luego el Arzobispo recibió el cálido saludo de todos los fieles que lo acompañaron en la Santa Eucaristía.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta