Monseñor Enrique Angelelli, el padre Carlos de Dios Murias OFMConv, el presbítero Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera, fueron proclamados beatos en una celebración eucarística multitudinaria en La Rioja, presidida por el cardenal Ángelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y enviado especial del papa Francisco.

La misa fue concelebrada por el nuncio apostólico, monseñor León Kalenga Badikebele, el Arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos José Ñáñez, sus Obispos Auxiliares Mons. Pedro Javier Torres y Mons. Ricardo Seirutti, más de cuarenta obispos, y numerosos sacerdotes.

Después de la lectura de la biografía de los cuatro mártires, comenzó el rito -en latín- de la beatificación y se leyó a la carta apostólica en la que el pontífice argentino concede su beatificación de establece la fecha de la fiesta litúrgica.

“Concedemos que los Siervos de Dios Enrique Ángel Angelelli Carletti, obispo de La Rioja; Gabriel José Rogelio Longueville, sacerdote diocesano; Carlos de Dios Murias, sacerdote profeso de la Orden de los Frailes Menores Conventuales y Wenceslao Pedernera, padre de familia, mártires y discípulos fieles de Cristo, insignes testimonios de Su Reino de justicia y de caridad, de ahora en adelante sean llamados beatos”, leyó el arzobispo de Mendoza y ex obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Daniel Colombo.

A las 10.46 una gigantografía con las imágenes de monseñor Angelelli y compañeros mártires fue desplegada en el altar, en medio de vítores, la entonación del Himno de los Mártires Riojanos y los aplausos de miles de fieles congregados en el Parque de la Ciudad, de la capital provincial.

En la carta apostólica también se indicó que se estableció que la fiesta litúrgica en honor de los beatos monseñor Angelelli y compañeros mártires sea el 17 de julio, “día de su nacimiento al Cielo”.

Cardenal Angelo Becciu dijo “Los nuevos Beatos fueron perseguidos y asesinados por la defensa de su fe”

Así lo expresó al pronunciar su homilía en la Solemne Celebración donde los Mártires Riojanos fueron proclamados Beatos para la Iglesia Universal.

En su alocución el prefecto de la congregación para la Causa de los Santos, Card. Angelo Becciu, dijo que “Los nuevos Beatos siempre contaron con la ayuda de Dios, incluso tuvieron que sufrir con la justicia de modo que siempre estaban dispuestos a defenderla ante cualquier razón de la esperanza”.

En este sentido, expresó que, “Ellos han alcanzado una gran recompensa en el cielo,hoy la iglesia reconoce que fueron perseguidos y asesinados a causa de defender su fe”.

El enviado del papa recordó que “Fueron asesinados en 1976 en la dictadura militar, con claro rasgos de persecución religiosa al régimen dictatorial, que consideraba sospechosa cualquier forma de defensa de la justicia”.

En este sentido, resaltó que su acción evangelica fue “atenta a la promoción y la formación de la conciencia en el marco de la doctrina social de la iglesia, todo esto para ofrecer soluciones a los múltiples problemas sociales”.

Al resaltar la importancia que la figura de lo nuevos Beatos representa en la iglesia Argentina, el.purpurado dijo que ” Son Hombres para mantenerse fuerte compromiso social anclado en el evangelio en favor de los más pobres y explotados”.

El Cardenal expresó también que “El beato Enrique Ángel Ángel fue un pastor Valiente y celoso, que nada más llegado a La Rioja empezó a trabajar con gran celo para socorrer a una población muy pobre y Víctimas de injusticias”.

En la base de su origen episcopal, dijo, puede rescatarse en su base su lucha por los más explotados, luchando contra los que se encontraban apresados. Hoy nos queda siempre el recuerdo un oído para escuchar la palabra de Dios y otra para escuchar el Evangelio”.

El Ejemplo del Martirio

El Prefecto recordó que “Los mártires nos exhortan tanto a nosotros como a generaciones futuras a abrir el corazón a Dios, hacia el heraldo de paz trabajar por la justicia y ser testigos de su solidaridad a pesar de las pruebas y los cansancio”.

“Aqui, los 4 Mártires nos recuerdan que es mejor sufrir haciendo el bien si es la voluntad de Dios que vivir haciendo el mal como nos recuerda el apóstol Pedro en la segunda lectura”.

Los admiramos por su fidelidad en circunstancias difíciles que marca ejemplo de un legado para esta diócesis, para todo el pueblo argentino y de una responsabilidad que debe vivirse en todas las épocas.

“Confiamos a su intención a esta ciudad, sus esperanzas, sus alegrías, sus necesidades y dificultades que todos puedan alegarse el honor ofrecido a estos testigos de Dios y consuelo y les ofreció la corona de la historia que el señor tenga con la fuerza del Espíritu Santo a quienes trabajan en favor de la construcción de la civilización del amor”.

Al mismo tiempo resaltó el ejemplo el ejemplo y la oración de estos cuatro datos nos ayudan a ser cada vez más hombres de fe Testigos del Evangelio constructora comunidad promotores de una iglesia comprometida en testimoniar el evangelio en todo”.

Por último expresó “Juntos podemos repetir beato Enrique Angelelli ruega por nosotros; Beato Carlos de Dios Murias, ruega por nosotros; Beato Gabriel longueville, ruega por nosotros; Beato Wenceslao pedernera, ruega por nosotros. Amén”.

Fuente: aica.org

Fotografías: Martín Gómez

 

No hay comentarios

Dejar respuesta