Informe: Stella Maris Juárez – Comunicadora de la Parroquia Asunción de Nuestra Señora. Despeñaderos, Red de Comunicadores Arquidiócesis de Córdoba.

Nuestra Parroquia Asunción de Nuestra Señora y Comunidad en general estamos transcurriendo el mes de octubre dedicado mundialmente a despertar el Espíritu Misionero en los fieles, con gestos de solidaridad y el anuncio del Evangelio.

Los bautizados, como miembros de la iglesia impulsados por el Espíritu Santo, somos consagrados y enviados a evangelizar, por lo que nos comprometimos con el servicio hacia nuestra comunidad.

Durante este “Mes de Octubre Extraordinario” nos unimos en oración con humildad y cada fiel integra uno de los diversos grupos que colaboran de diferentes modos en el compromiso misionero de anunciar el Evangelio.

Como acción concreta, se ha formado el Grupo de Misioneros Orantes, quienes se reúnen los lunes, miércoles y viernes en la parroquia a rezar el Santo Rosario por la misión del mes en cuso y por nuestra patria.

Los Colaboradores, son fieles que desde su lugar de trabajo habitual entregan estampas y oraciones a sus clientes colaborando con la misión.
Los Grupos de Misioneros Caminantes, divididos en 18 sectores, se encargan de visitar a los hogares, de escuchar a los moradores, de celebrar la palabra, de orar por sus intenciones, por la consagración y por la bendición de las familias, entregando agua bendita y estampitas, con el fin de hacer conocer a Jesús siendo misioneros de su amor misericordioso.

Los Hogares de nuestra comunidad parroquial abren sus puertas a la llegada de los misioneros, lo que alegra el corazón de todos e invita a seguir misionando.

El Grupo de Jóvenes MOJU, invita a los niños a las plazas, donde se lee la palabra, se reflexiona sobre lo leído y desarrollan diferentes actividades lúdicas guiadas, se recicla, cantan, rezan, cuentan cuentos, entre otros, en un clima de dialogo y respeto fraterno. El cierre culmina con la puesta en común de lo vivenciado, se reza por las intenciones de los presentes y se merienda en comunidad.

Se han organizado Encuentros de Mujeres exaltando el rol de las mismas en la sociedad actual y como madres cristianas. Se realizan bingos cuyos premios son plantas y las reuniones terminan compartiendo un café.

Los encuentros en Pro-Capilla dieron inicio con un fogón, y son sede de talleres de arte, cuentos, música para niños, jóvenes y adultos, que culminan con mateadas compartidas.

Las Visitas a los Enfermos de parte de los Ministros Extraordinarios de la Eucaristía comprenden un momento de lectura de la palabra del Evangelio, su reflexión y oración por la salud del cuerpo y del alma de la persona y se da la Eucaristía.

Nuestro SI expresa el amor de Dios en servicio por el bien de los hermanos. Misión que renueva las esperanzas, refuerza la fe y fortalece la vida cristiana, representando un verdadero don de Dios

En Radio María resonaron voces de nuestra comunidad parroquial que comentaron sobre la misión que se está desarrollando e invitaron a los fieles a unirse a la misma.

Les compartimos imágenes.

“Señor Jesús, asiste a estos servidores tuyos que vivimos esta experiencia misionera extraordinaria para que sintamos tu presencia al salir, gocemos de tu compañía al compartir y que cuando regresemos a nuestros hogares sintamos la alergia de tenerte entre nosotros. Amén”

“Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos” Mt. 28,19

Oración del Misionero

Señor, cuando nos mandas a sembrar,
rebosan nuestras manos de riqueza:
tu Palabra nos llena de alegría
cuando la echamos en la tierra abierta.

Señor, cuando nos mandas a sembrar,
sentimos en el alma la pobreza;
lanzamos la semilla que nos diste

y esperamos inciertos la cosecha.

Y nos parece que es perder el tiempo
este sembrar de insegura espera.
Y nos parece que es muy poco el grano
para la inmensidad de nuestras tierras.
Y nos aplasta la desproporción
de tu mandato frente a nuestras fuerzas.

Pero la fe nos hace comprender
que estás a nuestro lado en la tarea.
Y avanzamos sembrando por la noche,
y por la niebla matinal somos profetas,
pobres, pero confiados en que Tú
nos usas como humildes herramientas.

Gloria a Ti, Padre bueno, que nos diste
a tu Verbo, semilla verdadera.
y por la Gracia de tu Santo Espíritu
la siembra con nosotros en la Iglesia.
Amén

 

No hay comentarios

Dejar respuesta