El padre Marco Foschiatti O.P. tiene 42 años una larga trayectoria en la Orden Dominicana. Actualmente está en la Basílica Santuario Santo Domingo en la capital cordobesa. Conoció a la Venerable sor Leonor en profundidad mucho antes de ser declarada Venerable por el Papa Francisco y la destaca como una “mística” de relieve en nuestra tierra, comparando esta experiencia con la de Santa Teresa de Ávila.

Fray Marco nació en Avellaneda al Norte de Santa Fe en una Colonia de friulanos, él dice que son pobladores poco fieles a las tradiciones friulanas de la tierra, pero con una impronta de alta devoción a la fe católica.

Su elección como dominico fue a los 20 años conociendo la obra de difusión de la Teología Espiritual del padre Armando Díaz y el padre Rafael Rossi en Santa Fe. “Me sentí muy atraído al estudio de los santos, me atrajo de la Orden el ideal de “contemplar” predicar desde la contemplación”.

Fue ordenado sacerdote en 2004 y de inmediato lo envían al Noviciado de Mar del Plata para ayudar como diácono a los novicios, en las clases de espiritualidad, de liturgia, y en la docencia (clases de Sacramento y Trinidad), en el Centro Teológico de Mar del Plata donde estuvo siete años. Estuvo casi un año en el Convento Dominico en Santa Fe “donde nació mi vocación” dice. Luego al ser elegido maestro de los frailes estudiantes teólogos le implicó trasladarse a Buenos Aires por cinco años como maestro de los frailes estudiantes (acompañar en el discernimiento vocacional).

Terminado esta función el padre provincial lo envía a Roma para un curso en el Ateneo Pontificio de San Anselmo en el Monte Aventino de los padres benedictinos donde estudió liturgia y también Arqueología y arte Sacro. (estudió las  basílicas romanas, y las tumbas de San Pedro y San Pablo).

Los Santos: un atractivo

“Siempre me sentí muy inclinado al estudio de la teología espiritual de muchos  santos, a sor Leonor de Santa María la conocí hace por lo menos diez años cuando se publicaron sus memorias, me impresionó verdaderamente el vuelo espiritual místico de esta monja nuestra. También leí la obra del padre Contardo Miglioranza y otros escritos no publicados que me proporcionaron las monjas cuando les prediqué un retiro hace años”.

 Padre, ¿Qué rasgos de sor Leonor destacaría?

“Es  precisamente el  que voy a exponer el próximo sábado, la centralidad de la humanidad de Jesús en la vida de sor Leonor. Jesús en su humanidad es Jesús niño, Jesús paciente, Jesús que camina con nosotros como hombre verdadero, Jesús en su Sagrado Corazón, Jesús crucificado, Jesús en su agonía; esa humanidad que tomó de María por la cercanía que ha tenido ella.

En la experiencia de sor Leonor hay una apertura al Padre Dios a través de Jesús, muy cristocéntrica porque Cristo la quiere como esposa, como discípula y en todo la va configurando a través de tantos sufrimientos y virtudes desde su niñez; me admira la fecundidad de esta transformación de Cristo en ella.

A sor Leonor la tenemos que presentar como una eminente “mística”.

La palabra “mística” hoy en día puede sonar mal, o entenderse como una cosa esotérica, como algo desencarnado, de fenómenos extraordinarios. Sin embargo es una palabra eminentemente cristiana, es gustar de la experiencia de Dios, preponderante en nuestra vida por la acción de los dones del Espíritu Santo.

Él es quien se da a conocer y quien obra, el alma se comporta más como pasiva y receptiva de la acción de Dios que como cooperante; varias páginas de las Memorias escritas por sor Leonor podrían ser contadas junto con alguna de las páginas de Santa Teresa de Ávila. Por ejemplo en el libro de la Vida o en el “Castillo interior”(Libro de Teología mística cristiana), experiencias de la humanidad de Cristo, de ser esposa con Cristo, que Santa Teresa lo coloca en las séptimas moradas (Para Teresa de Ávila Cristo es la vida en plenitud, el matrimonio espiritual).

Contemplar la humanidad de Jesús en Sor Leonor de Santa María -enfoque de la próxima charla-  es el Sacramento que nos comunica el amor misericordioso del Padre por el rostro humano de Jesús, por su mirada, por su palabra humana, por su corazón humano llegamos a conocer a Dios. Sobre la humanidad de Cristo, Santa Teresa de Ávila una gran maestra, dice “nunca alejarse en la oración de esta humanidad santísima del Señor” acompañar a Jesús.

me admira la fecundidad de esta transformación de Cristo en ella

Sor Leonor, junto con su eminente figura “mística” aparece su experiencia Mariana es tan sensible para nuestro pueblo, porque María la va guiando hacia Jesús “la Inmaculada”. Cuando sor Leonor le pide a María al perder a su mamá, la va llevando desde su humildad, la escucha desde el discipulado hasta este desposorio con Jesús. Y destacaría el amor entrañable hacia Jesús en “los pequeños” los pobres que lo practicó con tanta delicadeza.

Ping pong de preguntas y respuestas

Un deseo para Argentina: que todo los Obispos declaren al Sagrado Corazón de Jesús como protector de la Patria. El amor de Cristo solo puede calmar a nuestra Patria con la reconciliación, el amor y la justicia social.

Lo mejor de la Basílica Santo Domingo: La Virgen Nuestra Señora del Rosario del Milagro siempre solícita a sus hijos. Ella escucha a los hijos, uno ve cotidianamente gente sencilla, pequeños y grandes visitar a María para agradecerle y confiarse.

Santo que admira: admiro muchos, pero primero San José, San Pablo y San Antonio de Padua. María es nuestra Madre más que admirarla es vivir en María.

Lectura preferida: para un buen dominico el paraíso es la lectura. “Diario de un cura rural” de  Georges Bernanos.

El mejor lugar para orar o irse de retiro: el Sagrario delante de Jesús eucaristía, donde está su corazón latiendo de amor por nosotros. Me iría a la tierra de mis antepasado donde estuve en un retiro de Pascua.

Texto del Evangelio que lo interpela: El Evangelio de Juan. En el diálogo que tiene Jesús con Pedro al final del Evangelio de San Juan cuando Jesús le pregunta por tres veces sí lo ama.

Frase de Sor Leonor: cuando María le da esta cinta con el escapulario del Carmen y otra con el corazón de Jesús y le dice “hija yo te traigo el corazón de mi hijo” es una donación que hace María del corazón de Cristo al corazón de sor Leonor de Santa María.

Próxima conferencia 25 de Agosto de 2018 “Contemplar la humanidad de Cristo en sor Leonor” en el Monasterio Santa Catalina.

Ver notas relacionadas. 

No hay comentarios

Dejar respuesta