El viernes 8 de marzo la comisión directiva de la Junta Arquidiocesana de Educación Católica (JAEC) de Córdoba, realizó la primera reunión del año de representantes legales y párrocos, en presencia del del arzobispo, monseñor Carlos José Ñáñez.

Con el lema, “La escuela parroquial ante el desafío de la gestión”, los puntos centrales que el arzobispo llevó adelante fueron: el desafío de la comunión, proyectando lograr una gran fraternidad; la sinodalidad, lo que el Papa está pidiendo a la Iglesia del siglo XXI; la importancia del discernimiento a la hora de tomar decisiones; una fluida colaboración entre representante legal, párroco y equipo directivo; ente otros temas.

Asimismo, monseñor Ñáñez recomendó que la comunidad educativa católica debe ser una “reserva de esperanza teologal”, y resaltó el cuidado de los roles de cada miembro del equipo, al tiempo que invitó a ayudar a los jóvenes, para que tengan la conciencia de un proyecto de vida. Es fundamental “fortalecer el vínculo de las escuelas con la parroquia y la comunidad parroquial”, acordaron. Del mismo modo la transparencia debe ser virtud en cada consejo de administración.

Las licenciadas Ana Carolina Parma, presidenta de la Comisión Directiva, y María José Milani, vicepresidenta, hablaron del fortalecimiento institucional. Sus puntos centrales fueron: las concreciones de la cultura colaborativa como signo de sinodalidad (protagonismo, gestión en comunión, organización institucional, vínculo escuela-parroquia), la cultura institucional, los valores y prácticas que orientan y dan sentido al quehacer de las Instituciones, los niveles de concreción institucional, las prácticas institucionales y la cultura sinodal y colaborativa.

Fuente: aica.org

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta