Durante el sepelio del exgobernador de Córdoba, doctor José Manuel De la Sota, el arzobispo arquidiocesano, Mons. Carlos José Ñáñez, presidió una ceremonia interreligiosa acompañado por una multitud que se acercó al Centro Cívico cordobés para dar el último adiós al dirigente peronista.

El arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos José Ñáñez, presidió una ceremonia interreligiosa para despedir al exgobernador cordobés, José Manuel de la Sota, fallecido el sábado 15 de septiembre en un accidente automovilístico.

Durante la ceremonia, de la que participaron integrantes del Comite Interreligioso por la Paz (Comipaz), el prelado invitó a los presentes reunidos en el Centro Cívico de Córdoba, a “orar y poner en las manos misericordiosas de Dios a nuestro hermano José Manuel”.

“Los invito a unirnos en la plegaria confiada junto a la comunidad de la iglesia que intercede por nuestros difuntos”, expresó ante la multitud que asistió al sepelio del dirigente peronista para brindarle un último adiós.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta