Paz. Tres letras que algunos usan como lo más normal y que otros hace años que no viven. Porque en muchos lugares del mundo no es una realidad: es sólo un deseo para miles de personas que sufren por su ausencia. Pensemos más que en esas tres letras , en lo que significan.

Recemos y trabajemos para conseguir la verdadera paz. “Todos queremos la paz. Y, más que nadie, la quieren aquellos que sufren por la ausencia de paz.

Podemos hablar con palabras espléndidas, pero si en nuestro corazón no hay paz, no la habrá en el mundo. Con cero violencia y 100 por ciento de ternura , construyamos la paz evangélica que no excluye a nadie.

Recemos juntos para que el lenguaje del corazón y del diálogo prevalezca siempre sobre el lenguaje de las armas.”

El Video del Papa difunde cada mes las intenciones de oración del Santo Padre por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta