logo arzobispado 2014 200px

Próximos eventos

20 de Diciembre (08:00 a hs)
Retiro de las Hnas. Esclavas del Corazón de María
21 de Diciembre (08:00 a 09:00 hs)
Misa radial
Formación

VIDA EN LAS COMUNIDADES

La formación: clave para la pastoral 2014

 

 

 

Servicios

jovenes_2_web

familia_2_web

novios_2_web

espiritualidad_2_web

Enlaces Web

Iglesia

Región Centro

Comisiones

Medios

Parroquias

Documentos

Últimas fotos subidas

Beatificación del Cura Brochero

c_brochero_h_v3
  • 0
  • 1
  • 2
prev
next
News image

El Nacimiento y el árbol de Navidad son signos de

   Ciudad del Vaticano, 19 diciembre 2014 (VIS).- El Papa recibió esta mañana en la Sala Clementina a una delegación de las provincias italianas de Verona y Catanzaro que este año ...

Leer más...
News image

Navidad es cuidarnos como hermanos

Mensaje de nuestros Pastores. Monseñor Carlos Ñáñez y Monseñor Pedro Torres. Queridos hermanos: El pesebre es el lugar donde todas las miradas están vueltas hacia el niño que nos mira con ternura, ha...

Leer más...
News image

Indulgencias por el Año de la Vida Consagrada

Ciudad del Vaticano, 28 noviembre 2014 (VIS). El Santo Padre, con ocasión del Año de la Vida Consagrada, concederá indulgencia plenaria, con las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y or...

Leer más...
next
prev

 navidad-600px

Queridos hermanos y hermanas:

Se acerca nuevamente la Navidad. Esta fiesta entrañable nos da la posibilidad de alegrarnos con la Buena Noticia de la amistad de Dios, pero también ilumina nuestra mirada para ver con mayor profundidad los dolorosos acontecimientos vividos este mes en Córdoba.

Intentamos comprender qué nos está pasando. Son legítimas diversas lecturas. Junto a la mirada periodística, sociológica o política, una lectura religiosa y moral también es importante. Ayuda a desentrañar otros aspectos y a comprender mejor la responsabilidad de cada uno.

Estos hechos nos duelen, pero también nos avergüenzan porque revelan nuestras fragilidades. Estamos convencidos de que son señales de un deterioro espiritual, cultural y moral muy hondo: la quiebra de la amistad social y los vínculos ciudadanos.

Somos conscientes de que todos los dirigentes, también los religiosos, junto con el rol de autoridad que se nos ha confiado, tenemos una mayor responsabilidad. Delante de Dios y como pastores sentimos la necesidad de examinar nuestra conciencia y pedir perdón por no haber hecho más a fin de que el Evangelio de Cristo se encarne en la vida, la cultura y la convivencia de nuestro pueblo.

Estamos ante una nueva oportunidad para comprometernos con decisión en un camino distinto. No podemos desentendernos de lo que nos pasa. Por eso proclamamos con sencillez la Buena Noticia de la Navidad: Dios nos tiende la mano a través de su Hijo nacido de María. En ese espíritu, alentamos un valiente y humilde diálogo fraterno y ciudadano, que nos permita identificar nuestros problemas, así como alcanzar los necesarios consensos para solucionarlos pacíficamente.

El nacimiento de Cristo se verificó en circunstancias dramáticas de pobreza. Sin embargo, aquella noche brilló una luz de esperanza para toda la humanidad. En ese Niño encontramos la fuerza que necesita la frágil voluntad humana para no dejarse vencer por el peso del egoísmo.

La Navidad nos invita y nos anima a recomenzar desde Jesús. Él nos enseña "a mirarnos como hermanos". Como María y José, abrámosle la puerta de nuestro corazón y la de cada familia para empezar con Él una historia nueva, más digna, queriéndonos y cuidándonos unos a otros.

¡Les deseamos de corazón una muy Feliz Navidad, llena de las bendiciones del Señor!

Córdoba, 20 de diciembre de 2013

+ Carlos José Ñáñez (Arzobispo de la Arquidiócesis de Córdoba)

+ Aurelio Kühn (Obispo Prelado de la Prelatura de Deán Funes)

+ Eduardo Martín (Obispo de la diócesis de Río Cuarto)

+ Santiago Olivera (Obispo de la diócesis de Cruz del Eje)

+ Sergio Buenanueva (Obispo de la diócesis de San Francisco)

+ Gustavo Zurbriggen (Obispo Coadjutor de la Prelatura de Deán Funes)

+ Samuel Jofré (Obispo de la diócesis de Villa María)

+ Pedro Torres (Obispo Auxiliar electo de la Arquidiócesis de Córdoba)

Ordenacion-episcopal-P.Pedro-Torres

La Arquidiócesis de Córdoba invita a la ordenación episcopal del Pbro. Pedro Javier Torres desginado Obispo Titular de Castello di Numidia y Obispo Auxiliar de Córdoba por su Santidad Francisco.

La celebración se realizará el viernes 27 de diciembre a las 19.30 horas en la Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Asunción. Serán Obispos consagrantes Monseñor Carlos José Ñáñez Arzobispo de Córdoba, Monseñor José Ángel Rovai, Obispo emérito de Villa María y Monseñor Pedro María Olmedo Rivero, cmf. Obispo de Humahuca.  

SOLO CONFIRMAN ASISTENCIA LOS OBISPOS.

Noticias relacionadas 

El Papa Francisco nombró Obispo Auxiliar para Córdoba

Nombramiento oficial de la Santa Sede

Funciones del Obispo Auxiliar

Una buena noticia para la Iglesia de Córdoba

 

Durante la homilía radial del Domingo 8 de diciembre por Cadena 3 Argentina, el Arzobispo de Córdoba Monseñor Carlos Ñáñez expresó el dolor y la tristeza que causaron los hechos vividos en Córdoba la semana pasada "Se ha verificado una penosa transgresión a la ordenada y civil convivencia, se han atropellado las pesonas, sus bienes, proyectos, sus esperanzas, se ha roto los vínculos entre los semejantes-vecinos; son desgarradores algunos testimonios: se ha roto la amistad social. Por eso es urgente una conversión moral", expresó. También dijo que el Papa Francisco se comunicó con él, para expresar su preocupación tras la ola de saqueos y violencia en la ciudad de Córdoba. 

Texto completo

Queridos hermanos y hermanas:

En esta celebración de la Santísima Virgen, en el corazón de muchos de nosotros, los cordobeses, se dan sentimientos encontrados. Por una parte un profundo dolor y una gran tristeza por lo que nos ha sucedido el martes y el miércoles pasados. Por otra parte un sereno gozo al festejar a la Santísima Virgen en una advocación muy sentida y muy querida en toda Hispanoamérica, la Inmaculada Concepción.

Decimos un gozo sereno porque la Inmaculada Concepción de la Virgen dice relación al plan original de Dios, es decir, a la condición humana creada sin desequilibrios, sin desórdenes. La fe nos advierte, sin embargo, que a causa del pecado del hombre se introdujo en el mundo el desorden y el desequilibrio. Dios en su bondad, sin embargo, no abandonó al hombre a su suerte sino que le prometió un salvador, lo acabamos de escuchar en la Primera Lectura. El Señor dice que la descendencia de la Mujer aplastará la cabeza de la serpiente, la promesa del Salvador y de su victoria.

Y en la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen comienza a cumplirse la promesa divina porque María, elegida para ser la Madre del Salvador, fue preservada de todo pecado desde el primer instante de su existencia en atención a los méritos de su Hijo que le fueron aplicados anticipadamente. Ahora, María Santísima no fue un instrumento inerte en las manos de Dios sino que correspondió confiada, libre, generosa, y fielmente a Dios que realizaba su obra en Ella. Y entonces, en ese sentido, María Santísima es para todos nosotros una señal de esperanza. También nosotros por el bautismo hemos sido purificados de todo pecado. De alguna manera, en algún sentido, los efectos d este maravilloso sacramento, el primero de todos refleja algo d este privilegio inaudito que le fue concedido a la Virgen Santísima de que el pecado no la rozará en absoluto. Pero también la Virgen Santísima es para nosotros modelo de respuesta a Dios porque hemos sido agraciados por el Bautismo pero también nosotros debemos responder como la Virgen, confiada, libre, generosa y fielmente. La fiesta de la Virgen es una oportunidad para pensar en esto, para animarnos en la esperanza y para renovar nuestro propósito de esa respuesta generosa y fiel al Señor.

Pero decíamos que en nuestro corazón, en el corazón de los cordobeses, hay un profundo dolor y una gran tristeza por lo que ha sucedido, porque como hemos podido comprobar se ha verificado una penosa trasgresión a la ordenada y civil convivencia que debe caracterizarnos. Se han atropellado las personas, sus bienes, sus proyectos, sus esperanzas, se han roto los vínculos entre los semejantes, entre los vecinos. Son desgarradores algunos testimonios: “Mis vecinos me asaltaban, mis vecinos me robaban”. Se ha roto la amistad social. Hemos oscurecido la imagen divina que está en cada uno de nosotros, en nuestros semejantes, humillándolos, atropellándolos, abandonándolos a su suerte. En nosotros mismos, degradándonos en el saqueo, el robo y la violencia.

Por eso tenemos que decir que es necesario, más aún, urgente, una conversión moral que nos haga reconocer y desaprobar el mal realizado el mal de no haber previsto y prevenido estos desórdenes y desbordes, el mal de haber dejado sin seguridad a la población indefensa, el mal de haber atropellado, de haber saqueado y robado a nuestros semejantes. Es necesaria una conversión moral que nos mueva a cambiar de actitud restituyendo lo robado, restituyendo el cuidado y la seguridad negadas, reparando a través de la reconstrucción laboriosa y esforzada de la confianza mutua, pero es también necesario y aún urgente una conversión que podríamos llamar cultural, así nos lo decía el Obispo Auxiliar de Córdoba. Una conversión cultural que nos lleve a no aceptar el dañar a los demás, a sus personas y a sus bienes.