El 11 de Febrero se celebró la festividad de Nuestra Señora de Lourdes, en conmemoración de la aparición de la Inmaculada Concepción a la entonces jovencita Bernardita de Sobirous en la localidad ubicada en los Pirineos franceses. Miles de peregrinos se llegaron a la Gruta de Alta Gracia para orar, agradecer y realizar peticiones a Nuestra Madre.

La Santa Misa de las 18 horas por los enfermos, fue presidida por Monseñor Carlos José Ñáñez y concelebrada por su Obispo Auxiliar Monseñor Pedro Javier Torres.

A continuación, compartimos la Homilía completa del Arzobispo de Córdoba.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta