Celebración en la Zona 7 de la ciudad. Presidió Monseñor Pedro Torres Obispo Auxiliar de Córdoba.

La fiesta de Corpus Christi en la Arquidiócesis de Córdoba se celebró en simultáneo en las distintas Zonas Pastorales de la capital y el interior cordobés. Una expresión comunitaria y de comunión “Caminar juntos” en el marco de un año clave en el trabajo sinodal de la Iglesia local, XIº Sínodo.

El Arzobispo de Córdoba Monseñor Carlos Ñáñez lo dejó expresado en la celebración que presidió en la Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Asunción “En dichas celebraciones se expresa, por una parte, la diversidad de cada zona que enriquece a la Iglesia local y al mismo tiempo la comunión que vincula a todos sus miembros de la misma, porque “caminamos juntos” bajo la mirada bondadosa “del Padre que nos ama” y porque todos comemos de un único pan (cf. 1 Cor 10, 16-17)”

Así se visualizó la propuesta con la salida del Santísimo en procesión por las calles, plazas, barrios, y en las mismas parroquias y colegios de la Iglesia local.

“Recibir este alimento maravilloso es compartir la vida con Jesús – Afirmaba monseñor Ñáñez en su homilía- el pan, en efecto, es el símbolo del sustento que sostiene en la vida, que se consigue con el trabajo honesto y que se comparte en la mesa familiar y con los amigos. Todas esas realidades: el encuentro, el trabajo y el sustento, quedan plenificadas por la comunión con el Cuerpo bendito de Jesús”.

Las Zonas Pastorales -veinte en total- celebraron la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor como un momento de acción de gracias, algunas hicieron la bendición de los padres en su día, varias de ellas, sin olvidar frente al Santísimo la difícil realidad que atravesó la ciudad de Córdoba la semana pasada luego del largo conflicto y la falta de diálogo con el tema del trasporte público que afectó a tantos usuarios.

En este sentido Monseñor Ñáñez expresó “En los días que corren se nos presentan diversos desafíos para nuestra convivencia y comunión. Ante todo las distancias que nos alejan. De hecho, se suele hablar de una “grieta” que establece separaciones en nuestra sociedad argentina. Las divisiones, que son consecuencias en buena medida de las distancias que nos alejan y separan. Los enfrentamientos, de los cuales tenemos experiencias variadas y recientes, como el conflicto que atravesamos en nuestra ciudad con relación al transporte urbano. La indiferencia que muchas veces es expresión del egoísmo y de lo que el Papa Francisco denomina “la autorreferencialidad”, fruto muchas veces, a su vez, de la saturación y del embotamiento que produce el consumismo y algunas características de la cultura actual”, afirmó el Arzobispo.

La respuesta a estos desafíos, consideró el Arzobispo de Córdoba, es ante todo “Acortar distancias, lo cual demanda ciertamente un esfuerzo exigente y un trabajo impregnado de misericordia y de paciencia. También el favorecer la “cultura  del encuentro”.

Memoria del primer amor de Jesús

El mensaje del Papa Francisco en la solemnidad del Corpus Christi nos recuerda la importancia de hacer memoria una y otra vez ‘Recuerda todo el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer’. Nuestra historia personal de salvación se funda en el recuerdo de lo que el Señor ha hecho por nosotros”, dijo el Santo Padre.

Hacer memoria del Primer amor de Jesús en nuestra vida (el Primer Anuncio), es justamente el tema que se propuso para la celebración del XIº Sínodo en Córdoba hacia el 2018.

Dice el Santo Padre “La memoria es importante, porque nos permite permanecer en el amor, recordar, es decir, llevar en el corazón, no olvidar que nos ama y que estamos llamados a amar”, agregó el Pontífice.

Caminamos juntos expresa el lema 2017, el sacramento “es nuestra fuerza, el apoyo para nuestro caminar, por eso, nos hace tanto bien el memorial eucarístico: no es una memoria abstracta, fría o conceptual, sino la memoria viva y consoladora del amor de Dios” nos recordaba el Papa Francisco en la Solemnidad de Corpus Christi 2017 en Roma.

Cobertura: Red de Comunicadores de la Arquidiócesis de Córdoba

Zona Pastoral 1 de la Ciudad. Iglesia Catedral.

Zona Pastoral 2 Ciudad. Salón Colegio Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús (en el año de la Beatificación de Catalina de María Rodríguez), y Escuelas Pías en el año Jubilar.

Zona Pastoral 4 Ciudad. Celebración en la Parroquia Jesucristo Salvador del Mundo, Villa Libertador.

Zona Pastoral 4 Interior. Parroquia San Isidro Labrador.

Zona Pastoral 5 Ciudad. Parroquia Nuestra Señora de Loreto. Presidió Monseñor Ricardo Seirutti Obispo Auxiliar de Córdoba.

Zona Pastoral 7 Ciudad. Zona Pastoral 7 – Presidió Monseñor Pedro Torres Obispo Auxiliar de Córdoba. Parroquia María Madre del Redentor y de los Santos Juan y Pablo – Barrio Urca – Córdoba.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta