Los obispos de la Región Pastoral Centro se congregaron del 25 al 27 de febrero en la Casa de Ejercicios Espirituales, junto al santuario del Santo Cura Brochero, para participar de su reunión anual.

Participaron el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez; los obispos auxiliares, monseñores Pedro Torres y Ricardo Seirutti; el obispo de Río Cuarto, monseñor Adolfo Uriona FDP; el obispo de Villa María, monseñor Samuel Jofré; el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva; el obispo prelado de Deán Funes, monseñor Gustavo Zurbriggen; y el de Cruz del Eje y anfitrión, monseñor Ricardo Araya.

El lunes 25, los obispos concelebraron la Eucaristía de las 21 en el Santuario del Nuestra Señora Tránsito y Santo Cura Brochero. Fue presidida por monseñor Ñáñez, quien además tuvo a su cargo la homilía, y contó con la asistencia de muchos peregrinos.

El encuentro comenzó con un intercambio pastoral sobre la realidad de cada una de las diócesis, examinando de manera especial los desafíos que supone el sostenimiento de la obra evangelizadora de la Iglesia.

Con la presencia de laicos, pastores y consagrados que forman los distintos equipos regionales de pastoral, los obispos examinaron diversos temas: Cáritas, la catequesis, los jóvenes, la Pastoral Social y Familiar, la Pastoral Carcelaria, la formación permanente de los presbíteros y las misiones.

En las diversas conversaciones surgieron algunas grandes preocupaciones (la situación social de la provincia, la marcha de la evangelización, el fortalecimiento y animación de los agentes de pastoral). Los encuentros permitieron también relevar con gratitud la vitalidad de las comunidades cristianas de las distintas diócesis cordobesas.

Como fruto del encuentro, los obispos publicaron una declaración con el título: “Vivamos con alegría la gracia de la beatificación”, referida a los mártires de La Rioja, dos de ellos nacidos en Córdoba: el obispo Enrique Angelelli y el sacerdote Carlos de Dios Murias, que serán beatificados el 27 de abril.

En el documento, destacan la figura de los mártires, que “eligieron ser hermanos cuando algunos preferían volverse enemigos”, e invitan a las comunidades “a vivir intensamente la gracia de esta beatificación que tendrá lugar el próximo sábado 27 de abril por la mañana en la ciudad de La Rioja”.

Fuente: aica.org 

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta