Testimonios de un pesebre móvil organizado en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario y San José Obrero de barrio Primero de Mayo. El Pesebre fue para los vecinos un motivo de gozo navideño y la comunidad está agradecida por esta movida que generó en el barrio.     

Como cada año, organizamos en nuestra Comunidad parroquial Nuestra Señora del Rosario y San José la representación del Nacimiento de Jesús. Cada Capilla de nuestra Parroquia pensó y armó un pesebre. En la sede, quisimos salir a la calle, y llegar a todos. Comenta el padre Osvaldo Morero párroco de esta comunidad.

Participaron muchos adultos y con su entusiasmo de siempre fueron aportando ideas. Se sumó a esta iniciativa el grupo de varones de nuestra Parroquia “Los servidores de San José”. Con el camión de Iván, los equipos de sonido de nuestro Ministerio de Música, y la buena voluntad de todos, se armó.

El pesebre tuvo dos momentos importantes comenta el padre Osvaldo, el primero, en la entrada del Templo. Al nacer ya Jesús, comenzó el segundo momento, ya arriba del camión. Ahí salimos por las calles del barrio, repartiendo unas tarjetitas con mensajes, y caramelos. Mientras íbamos por las calles, con cantos y oraciones, se sumó mucha gente, se armó una procesión. Muchos chicos, perros, y vecinos sorprendidos que salían a saludarnos y otros a acompañarnos. Estos mismos vecinos nos pidieron que volvamos a salir a recorrer los barrios, así que este miércoles 21 de Diciembre saldremos nuevamente por la noche.

Iván. Conductor del camión. “Viví el pesebre desde arriba del camión, fue muy bonito ver a las familias que salían al encuentro, íbamos despacito y de cada casa salía toda la familia,  padre, madre, hijos, vecinos, abuelos, como si salieran al encuentro de María y José, estaban admirados y eso me llegó mucho”.

Claudia. “El objetivo era llegar con el Pesebre móvil a todos los vecinos, y no solamente a los participamos habitualmente en la vida parroquial. Fue valiosa la colaboración del grupo de  hombres con ideas, los materiales del armado, carpa, música. En la actuación contar con los  niños, jóvenes y familias completas arriba del móvil para recorrer las calles cercanas a la parroquia. Los comentarios fueron muy positivos y por eso el 21 a las 20 ampliaremos el recorrido”.

Claudio. Rey Mago. “Venía de una semana con mucho trabajo, así que fue un regalo de Dios cuando llegué a la iglesia y me empecé a vestir, desbordaba de la alegría en mi corazón. Y me pasó algo muy significativo, cuando pasaba por el frente de mi casa, el padre Osvaldo me dijo “esto lo vas a guardar en el corazón para siempre” y me quedó muy grabado, y como premio, cuando regresé, mis vecinos me estaban esperando para felicitarme y uno de ellos me dijo “qué lindo gesto, hace muchos años que no veo un acto de humildad a la sociedad como este”. El sábado quise volver al Pesebre, porque me siento útil de ser el payaso que contagia un poco de alegría y estoy muy agradecido por tanto recibido. Se ve como estos gestos sencillos que organizamos en la parroquia, saca lo mejor de las personas”.

Norma. La voz de la Virgen María. “Viví este pesebre intensamente, porque a último momento faltaba la voz de la Virgen María, me pidieron y dije que si, la Virgen siempre me demostró estar a mi lado en momentos difíciles, así que fue muy emocionante y dije cómo expresar la dulzura, la ternura de María que nos cuida. Caminando entre la gente, me impactó cuando pasamos con el camión frente a una casa que tenía un pasillo largo, la madre embarazada no podía apurarse, entonces le decía a sus dos hijos pequeños “corran, corran!! Que viene el Niño Jesús”. Y mientras veía la emoción de la gente, llamaba por teléfono a mis amigos para que no se lo pierdan. Las repercusiones fueron muy positivas por todo lo que genera en la comunidad, y porque nos prepara para vivir la Navidad desde el corazón”.

Lucía. Toda su familia representó con orgullo a la familia de Nazareth. “Fue muy emotivo porque Bautista mi hijo de un mes era el Niño Jesús, a los dos días me preguntaron si podíamos con mi esposo ser María y José y dijimos que sí. Representar a la Virgen María me llenó de emoción, sobre todo por lo que transmitió a mis hijos Milagros y Alejo, que para no dejarlos afuera pedí que sean angelitos. Estamos agradecidos a la parroquia porque esto es lo que queremos dejarles a nuestros hijos, la fe, la participación, que puedan seguir a Jesús.

Nos dejó una sensación de paz, de unión, ojalá que como personas podamos ser como ellos, en la humildad, pobreza, en la fe y la paz. Creo que el mensaje que tenemos que dar es que, la Navidad, ese nuevo nacimiento, entre en cada familia como entró en la mía, porque para Dios no hay imposibles”.

servidores-san-jose

Gracias a los “Servidores de San José”. Un grupo de la parroquia que colaboró mucho con el armado y organización del Pesebre Móvil.

No hay comentarios

Dejar respuesta