Contenido PDF : Bajar


Domingo de Pascua de Resurrección – Monición inicial

Queridos hermanos: ¡Cristo ha resucitado! y la Iglesia está llamada a ser el primer testigo veraz de la misericordia, profesándola y viviéndola como el centro de la Revelación de Jesucristo. Desde el corazón de la Trinidad, desde la intimidad más profunda del misterio de Dios, brota y corre sin parar el gran río de la misericordia. Esta fuente nunca podrá agotarse, sin importar cuántos sean los que a ella se acerquen. Cada vez que alguien tendrá necesidad podrá venir a ella, porque la misericordia de Dios no tiene fin. Es tan insondable la profundidad del misterio que encierra, tan inagotable la riqueza que de ella proviene.

Guiones: un servicio de la Comisión de Liturgia de la Arquidiócesis de Córdoba.

Compartir