Tribunal Interdiocesano de Córdoba

Un Tribunal Eclesiástico es un organismo de la Iglesia que presta a la comunidad eclesial el servicio de la administración de justicia. La Iglesia, por tratarse y ser también una sociedad formada por hombres y mujeres, se puede hablar en ella, como en cualquier otra comunidad, de implantación y cumplimiento de la justicia, pero no una justicia cualquiera, sino de una justicia típicamente eclesial, que busca dar lo suyo a las personas y a las instituciones dentro de la Iglesia y con arreglo a los fines de la misma.

Los Tribunales de la Iglesia ejercen la potestad judicial en nombre del Papa en el caso de los Tribunales de la Rota Romana y la Signatura Apostólica; y en nombre de los obispos en los Tribunales Diocesanos. Su composición y funcionamiento es similar al de los tribunales estatales, las personas que trabajan en ellos: vicarios judiciales, jueces, fiscales, notarios, abogados y procuradores; el procedimiento que se sigue: demanda, fórmula de dudas, sesiones, decretos, providencias, declaraciones, pruebas testificales, pericia, sentencia, recurso. Todo el funcionamiento de los tribunales es regulado por un derecho peculiar y propio: el Derecho Procesal Canónico (Libro VII del Código de Derecho Canónico).

Aunque los Tribunales Eclesiásticos pueden instruir otros tipos de causas la mayor parte de su actividad la constituyen las causas de nulidad matrimonial. En este tipo de procesos, si la sentencia estima lo solicitado en la demanda, se declara la nulidad del matrimonio desde el momento de su celebración, es decir, que no ha existido vínculo matrimonial.

Administrar la justicia. Para el mejor funcionamiento en la administración de la justicia, en un tribunal eclesiástico las funciones se distribuyen bajo la responsabilidad de distintos ministros los cuales desempeñan una función específica. A quién compete administrar la justicia en una diócesis es al mismo obispo diocesano. Éste puede delegar su poder judicial a un presbítero que sea docto y versado en jurisprudencia. Así como el poder ejecutivo es delegado en el Vicario general, el poder judicial es delegado en el Vicario judicial.

Moderador

Moderador: S.E.R Monseñor Carlos José Ñáñez

Vicario Judicial

Vicario Judicial: R.P. Lic. Dante Eduardo Simón, SDB

El Vicario judicial, por ejercer su función con el poder delegado del obispo diocesano, es quien encabeza el Tribunal eclesiástico. Es su responsabilidad dar cuenta del estado y actividad del tribunal diocesano al obispo, además de tener la libertad de dictar sentencia, salvo las causas que el obispo mismo se reserve a su persona. Evidentemente por ser quien encabeza el Tribunal diocesano y por ser quien administra la justicia en la diócesis, es la autoridad en el tribunal, quien coordina el trabajo judicial y quien al fin y al cabo es el último responsable del trabajo en el Tribunal.

Jueces

Pbro. Lic. Osvaldo Luis Morero
Pbro. Lic. Marcos Andrés Joaquino
Pbro. Lic. Leonardo Jorge Felizzia

Además del Vicario judicial, desempeñan la función de administrar la justicia los jueces del tribunal. Conforme a derecho deben ser doctores en Derecho o al menos licenciados en Derecho. Bien puede suceder que por otras razones, se vea necesario que algunos presbíteros obtengan del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica la dispensa del título académico. Un dato interesante es que, los laicos también pueden cooperar en la impartición de la justicia en calidad de jueces, según lo establezca la Conferencia Episcopal del lugar. Evidentemente, estos deberán también cumplir con el requisito del título académico. El Vicario judicial y los demás jueces deben ser nombrados por un tiempo determinado.

Dentro del equipo de jueces, que para juzgar causas de nulidad matrimonial, entre otras, han de conformar un Colegio, existen otras funciones. El Colegio es presidido por el Juez Presidente, el cual, en resumen, modera el colegio. Luego el Juez Ponente o Relator, quien redacta la sentencia. En la práctica de algunos tribunales al tercer juez del Colegio, número mínimo para conformar un colegio, se le nombra juez instructor o auditor, y tiene como función el desahogo de pruebas y verificar que el proceso se realice conforme a Derecho.

El Juez Presidente puede nombrar a un auditor para que recoja las pruebas y las presente a los jueces. El presidente del colegio puede elegirlo de entre los jueces o alguna persona idónea aprobada por el Obispo. También se encuentra la figura del asesor que con su consejo puede ayudar al juez único.

Promotor de Justicia

Promotor de Justicia: Pbro. Dr. Fernando Hugo Rodríguez

El Promotor de Justicia es el encargado de tutelar el bien público de la Iglesia, de ahí que el Derecho mande que en cada diócesis se constituya a un Promotor de justicia para los procesos contenciosos, para los procesos penales y para las causas de beatificación y canonización.

Defensor del Vínculo

Defensor del Vínculo: Pbro. Dr. Fernando Hugo Rodríguez
Defensor del Vínculo Adjunto: Ab. Osvaldo Ezequiel Gait

En las causas de nulidad matrimonial, la figura que vela por el bien público es el Defensor del Vinculo Sagrado (lo mismo para las causas de nulidad del sacramento del orden), quien ha de defender y sostener (allí donde así lo sea) la validez del matrimonio.

Notarios

Notario Mayor: 
Notario: Sr. Matías Pedro Lorenzati

El Notario Mayor y los demás notarios del tribunal, tienen como función, ante todo, el dar fe pública de los actos jurídicos, de tal modo que en todo proceso debe intervenir un notario o actuario que firma las actas del proceso. Si no fuese así, las actas del proceso serían nulas, es decir, como si no existiesen. Por ello, al Notario Mayor en particular, y a los notarios en general, les corresponde cuidar que, según lo mandado por el juez los actos judiciales del tribunal se redacten, se expidan correctamente y se custodien en el archivo, entre otras funciones que deben cumplir de acuerdo a las normas del Derecho eclesial vigente.

Notario: Srta María Paz Viñas

Notario: Pbro. José Alejandro Rivodó Mendoza

Email: notariotribunal@arzobispadocba.org.ar

Horario de atención: Martes a viernes de 9 a 12 hs