Secretaría Canciller

Al Secretario Canciller, pertenece el cuidado del Archivo vivo de la Curia y, en la colaboración con los Servicios de Estadística, la confección y mantenimiento de los ficheros (de personas, materias, instituciones diocesanas, instituciones y asociaciones religiosas y seglares, etc.) sin perjuicio de los propios y particulares archivos y ficheros de los distintos departamentos.

El Secretario General de Gobierno o Canciller es el sacerdote nombrado por el Obispo, que tiene como función redactar las Actas de la Curia, custodiar las mismas en el Archivo Diocesano; expedir y custodiar la correspondencia oficial de la diócesis. Para esta tarea estará auxiliado por un Vicecanciller.Tanto el Canciller como el Vicecanciller son Notarios de la Curia.La duración del Canciller en su oficio será a voluntad del Obispo (Cf. c 485).

Secretario Canciller: Silvio Roger Loto
Email: scanciller@arzobispadocba.org.ar
Tel.: (0351) 4221015 int 137
Horarios de Atención: lunes a viernes 9 a 12:30hs.

Tramites de la Secretaría Canciller

Preguntas Frecuentes de los Servicios de Secretaría Canciller

¿Qué criterios tener en cuenta para la elección / designación de los ministros de la Comunión?

1. Requisitos de los candidatos:
Personas adultas (hombres o mujeres) que hayan recibido el sacramento de la confirmación;
Que se destaquen por su fe y buenas costumbres;
Que sean bien aceptadas por la comunidad cristiana local;
Que gusten de la oración y puedan ayudar a otros a orar;
Con especial delicadeza en el trato con los enfermos, ancianos e impedidos;
Que puedan dedicarles tiempo y, por lo tanto que no tengan ya muchos compromisos pastorales, evitando la acumulación de responsabilidades;
Que no consideren este ministerio como una promoción o un honor que vendría a recompensar los méritos, sino como un servicio humilde;
Que tengan la formación adecuada.

2. El párroco presentará al Obispo los candidatos idóneos para que reciban de éste el decreto correspondiente.

3. Para determinar cuántos ministros se necesitan en una parroquia, un criterio importante a tener en cuenta es el número de personas que participan en la Eucaristía dominical y el número de enfermos y ancianos que han de recibir la comunión en su casa.

PARA RECORDAR
RECTIFICACIÓN del art. 6 de las “Disposiciones sobre los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión”, en la Arquidiócesis de Córdoba, según el siguiente texto:
“6. La designación se concederá individualmente a los candidatos elegidos, para desempeñar su ministerio extraordinario al servicio de una comunidad determinada, por periodos de dos años, pudiendo solamente renovarse en dos oportunidades más. En el decreto se precisará la fecha en que termina su designación.” (Prot 657/2014. Dcto del 10/09/2014).
QUERIDO/A HERMANO/A TE PIDO A MODO DE CONSULTA ANÓNIMA Y PRIVADA, NOMBRES 3 PERSONAS DE NUESTRA COMUNIDAD QUE, A TU CRITERIO, PODRÍAN LLEGAR A SER MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA COMUNIÓN.
MUCHAS GRACIAS CON TU COLABORACIÓN EN MI DISCERNIMIENTO PASTORAL

1. ……………………………………………………………………..
2. ……………………………………………………………………..
3. ……………………………………………………………………..

¿Cuáles son los Cinerarios autorizados en la Arquidiócesis de Córdoba?

En la Ciudad de Córdoba

1. Santísima Trinidad 2011 2. Corazón Eucarístico de Jesús 2011 3. Catedral 2011 4. Sagrada Familia 2011 5. San Juan Evangelista 2012 6. NS Madre de Dios y Madre de la Iglesia 2013 7. Santa Teresa de Jesús 2014 8. Cristo Redentor 2014 9. San Nicolás de Bari 2014 10. San Miguel Arcángel (en la Capilla Ntra Sra de la Salud) 2015 11. Santa Cruz 2015 12. María Auxiliadora 2016 (de reciente autorización – en construcción) 13. Santa Inés

En el Interior de la Arquidiócesis de Córdoba

1. Jesus maria 2011 2. La Calera 2013 3. Cosquín 2014 4. Malagueño 2016 (de reciente autorización – en construcción) 5. Salsipuedes 2006 6. Villa del Dique 7. Tanti 8. La Falda 2015/2016

¿Cuáles son las indicaciones pastorales para la creación de un CINERARIO en la Arquidiócesis de Córdoba?

Autorización: antes de anunciar a los fieles el proyecto de instalar un cinerario se debe contar con la aprobación escrita del Arzobispo de Córdoba. Igualmente se requerirá dicha aprobación escrita respecto a los planos del proyecto.

Ubicación: en lo posible será siempre en un lugar adecuado, al que se tenga acceso directo en horarios establecidos, en inmediaciones al atrio (cubierto o descubierto) o un espacio verde contiguo al templo.

Dimensiones: se recomienda una fosa de 2 ó 3 m2 de profundidad y 1 m por lado, con una losa que lo cubra y que tenga una abertura de 25 cm de diámetro, por donde introducir las cenizas. Construida sobre ella un receptáculo cuadrado, rectangular o cilíndrico de 80 cm de alto, con tapa de hierro o mármol con candado para su resguardo.

Ornamentación: deberá ser sobria, sencilla y de buen gusto, que no pase inadvertida; podrá estar presidida por un crucifijo o una imagen de Nuestro Señor Jesucristo y un texto bíblico apropiado.

Documentación a presentar: para ser admitida la colocación de las cenizas de un difunto, se deberá presentar copia autenticada de los certificados de defunción y de cremación, y llenar un formulario donde se exprese la petición. Los tres documentos serán archivados en la Parroquia.

Registro: La Parroquia llevará un registro con los datos esenciales de cada caso (apellido, nombres, fechas de nacimiento, estado civil, fecha de defunción, fecha en que fueron depositadas las cenizas, datos de quien solicita el servicio).

Oportunidad y horarios: para el depósito de las cenizas, es conveniente que se fije un día en la semana (o mes) y en horario diurno, buscando en lo posible que sea un gesto comunitario (varias familias).

Placas u ofrendas: No se debe permitir la colocación de placas recordatorias. De ser posible, se destinará un espacio en el predio para depositar las ofrendas florales. Asimismo, si la seguridad lo permite, se dispondrá de una alcancía para ofrendas por misas de difuntos.

Cirios: si el lugar lo permite, prever un espacio para que los fieles depositen sus cirios encendidos.

Otras indicaciones:

Es bueno que el acto esté precedido de la celebración de la Eucaristía, o una celebración litúrgica que prepare un clima de oración y respeto cristiano por los fieles difuntos cuyas cenizas se depositan, y que haya una aspersión de cada ceniza antes que la familia la deposite en el cinerario.

Conviene determinar un día y hora fijo en el mes para la celebración de la santa Misa por los fieles difuntos cuyas cenizas se encuentran depositadas en el cinerario.