Los Sínodos Diocesanos de Córdoba

La Arquidiócesis de Córdoba convocó a Sínodo desde sus mismos orígenes, para organizar la incipiente misión evangelizadora, para estirpar los abusos practicados por los encomenderos, para normatizar el culto y disponer determinadas normas litúrgicas, como establecer la enseñanza del catecismo.

Los diez Sínodos de nuestra Arquidiócesis

El obispo Fernando de Trejo y Sanabria reúne el primer sínodo para organizar la diócesis naciente, establecer la doctrinas de indios, intensificar la catequesis y normatizar las particulares necesidades pastorales del momento, particularmente del matrimonio.

El mismo obispo convoca el sínodo de 1606 a través del cual organiza el culto y la liturgia del la catedral.

Vuelve a reunir sínodo con el fin de urgir el cumplimiento de la normativa de os dos sínodos anteriores, insistiendo en la evangelización y catequesis de los indígenas.

El obispo Melchor Maldonado de Saavedra llama a Sínodo.

En 1644 vuelve a convocar a sínodo. Si bien hay constancia de la convocatoria y realización de ambos sínodos, sus textos se extraviaron.

Manuel Mercadillo, primer obispo que reside en la ciudad de Córdoba después del traslado de la sede en 1699, convoca el sexto sínodo. Su texto se conoce sólo parcialmente y no puede negarse su sesgo marcadamente entijesuítico..

Pedro Miguel de Argandoña convoca el sínodo diocesano de 1752. Si bien sus textos se perdieron, se conservan las “Reglas directivas y doctrinales que se han de observar en el Colegio Real y Seminario Nuestra Señora de Loreto y Santo Tomás de Aquino”.
Estas Reglas estuvieron vigentes hasta 1865, año en que se reorganizó el seminario que había sido cerrado durante el período rosista.

El obispo Manuel Eduardo Álvarez llama a sínodo.
Es el único sínodo celebrado en el siglo XIX durante el período constitucional argentino. Su texto permite ver y valorar las ventajas, las dificultades y los cambios operados en el país.
Todo el texto sinodal está fuertemente imbuido por una impelente necesidad de hacer efectiva la catequesis diocesana.

El obispo Zenón Bustos reúne el sínodo de 1906.
La finalidad de este sínodo fue estudiar el Concilio Plenario Latinoamericano celebrado en Roma en 1899 y aconsejar los medios prácticos y eficaces para llegar a la ejecución de los decretos del Concilio. Su normativa es muy rica y tuvo vigencia hasta el Concilio Plenario de los Obispo Argentinos de 1953 y promulgado en 1957.

El Xº Sínodo de Córdoba fue convocado por el Cardenal Arzobispo, Raul Francisco Primatesta, el domingo de Pentecostés de 1984. Después de los trabajos previos que sirvieron para elaborar el documento de trabajo, el sínodo fue una ocasión de diálogo y compromiso para todos.

El XI Sínodo en Córdoba. Anuncio del Arzobispo de Córdoba Monseñor Carlos Ñañez en la Fiesta de la Santísima Virgen Nuestra Señora del Rosario del Milagro.
Para realizarse en el 2017-2018.
Profundizando el camino pastoral recorrido en la Arquidiócesis desde la celebración del Encuentro Eucarístico Nacional del año 2000, y haciéndonos eco del anhelo del Santo Padre Francisco.